Presidente de la Asociación Argentina de Stucco Veneziano y Artes Decorativas de Argentina.

Nací en Septiembre de 1976 en Buenos Aires, Argentina. Me enamoré del arte del stucco hace 20 años en Estados Unidos. En ese entonces yo era pintor de casas a estrenar, entré en una y estaban haciendo un mural en stucco, enseguida noté el movimiento, los diferentes tonos, el brillo…me quedé impresionado. Me dije a mi mismo “algún día yo voy a hacer eso”.

Pasaron los años, mi carrera de pintor fue creciendo, en la compañía donde estaba me dieron mucha confianza, aprendí inglés bastante rápido (mientras trabajaba escuchaba audios para repetir y aprender el idioma).

Me ascendieron a supervisor y me dieron proyectos muy grandes en distintas ciudades de NorteAmérica, viajaba mucho, me encargaba de coordinar los diferentes grupos de pintura, me desenvolvía muy bien. Siempre con respeto, explicando cómo necesitábamos la cosas.

Dejé la compañía para abrir la propia. Fueron años de muchísimo aprendizaje, mucho intercambio de culturas. Una década con la pintura… esa fue la base de mi cimiento.

Recuerdo una tarde pasar por un Home Depot y ver un anuncio donde decía curso de venetian plaster disponible ahora mismo. Me sentí muy atraído, dije está mi oportunidad, quiero aprender, así que me anoté y me quedé esperando. Ellos nos daban una espátula y un poco de material.

Encontré un anuncio donde pedían aplicadores de stucco veneziano, y pagaban muy bien. No lo dudé y fui a la entrevista en South Beach, donde me esperaba un francés con cara de pocos amigos, y me preguntó si venía por el aviso, a lo que le respondo que sí y él me dice: “no quiero perder mi tiempo, mostrame tus herramientas de stucco por favor”. Le mostré mi espátula de Home depot entre otras. Me dijo “Vos me estás cargando, en serio, ¿me estás cargando?” A lo que yo le dije que no, eso era lo único que tenía. Me mostró sus herramientas y se le propuse que me las prestase: “déjeme mostrarle que soy bueno trabajando y con la primer paga me voy a comprar mis herramientas”. Aceptó y me quedé nueve meses haciendo solamente stucco así que el francés fue el que me dió la base de lo que soy hoy en día!

Aprendiendo de los errores, combinando técnicas de pulido que eso no me lo enseñó nadie, simplemente fue de autodidacta y estoy muy orgulloso de lo que fui logrando. Con el tiempo mejoré muchísimo la técnica, la reinventé, fui probando y equivocándome.

Lo que hago es por instinto, pasión, mi energía queda plasmada e intacta en cada obra.

Presidente de la Asociación Argentina de Stucco Veneziano y Artes Decorativas de Argentina.

Nací en Septiembre de 1976 en Buenos Aires, Argentina. Me enamoré del arte del stucco hace 20 años en Estados Unidos. En ese entonces yo era pintor de casas a estrenar, entré en una y estaban haciendo un mural en stucco, enseguida noté el movimiento, los diferentes tonos, el brillo…me quedé impresionado. Me dije a mi mismo “algún día yo voy a hacer eso”.

Pasaron los años, mi carrera de pintor fue creciendo, en la compañía donde estaba me dieron mucha confianza, aprendí inglés bastante rápido (mientras trabajaba escuchaba audios para repetir y aprender el idioma).

Me ascendieron a supervisor y me dieron proyectos muy grandes en distintas ciudades de NorteAmérica, viajaba mucho, me encargaba de coordinar los diferentes grupos de pintura, me desenvolvía muy bien. Siempre con respeto, explicando cómo necesitábamos la cosas.

Dejé la compañía para abrir la propia. Fueron años de muchísimo aprendizaje, mucho intercambio de culturas. Una década con la pintura… esa fue la base de mi cimiento.

Recuerdo una tarde pasar por un Home Depot y ver un anuncio donde decía curso de venetian plaster disponible ahora mismo. Me sentí muy atraído, dije está mi oportunidad, quiero aprender, así que me anoté y me quedé esperando. Ellos nos daban una espátula y un poco de material.

Encontré un anuncio donde pedían aplicadores de stucco veneziano, y pagaban muy bien. No lo dudé y fui a la entrevista en South Beach, donde me esperaba un francés con cara de pocos amigos, y me preguntó si venía por el aviso, a lo que le respondo que sí y él me dice: “no quiero perder mi tiempo, mostrame tus herramientas de stucco por favor”. Le mostré mi espátula de Home depot entre otras. Me dijo “Vos me estás cargando, en serio, ¿me estás cargando?” A lo que yo le dije que no, eso era lo único que tenía. Me mostró sus herramientas y se le propuse que me las prestase: “déjeme mostrarle que soy bueno trabajando y con la primer paga me voy a comprar mis herramientas”. Aceptó y me quedé nueve meses haciendo solamente stucco así que el francés fue el que me dió la base de lo que soy hoy en día!

Aprendiendo de los errores, combinando técnicas de pulido que eso no me lo enseñó nadie, simplemente fue de autodidacta y estoy muy orgulloso de lo que fui logrando. Con el tiempo mejoré muchísimo la técnica, la reinventé, fui probando y equivocándome.

Lo que hago es por instinto, pasión, mi energía queda plasmada e intacta en cada obra.

This error message is only visible to WordPress admins

Error: API requests are being delayed for this account. New posts will not be retrieved.

Log in as an administrator and view the Instagram Feed settings page for more details.